De la harina de garbanzos, con amor

Todos, sí, TODOS, amamos comer una picada -tapeo- (no, no me digas que no, por favor).

Queda bien con lo que sea que la armes, es ideal para juntarse a comer con amigos, para disfrutar mientras ves una película o, incluso, como entrada antes de un plato principal. Y… si estás medio harto de acompañarla con pan, o querés probar una versión más sanita (y menos clásica) que la habitual, te recomiendo que te lances al territorio de la FAINÁ.

Porque sí, la harina de garbanzos es un ingrediente súper noble y muy sanito para salirse un poco del universo de las harinas blancas.

En este caso, y como mi idea fue realizar una picada para disfrutar con amigos veganos, voy a aprovechar para mostrarte dos usos para los garbanzos y, de yapa, una crema de zanahoria re fácil 😀

Del dicho al hecho

PARA LA FAINÁ

  • 250 gramos de harina de garbanzos
  • 1 taza y ½ de agua
  • 1 cucharadita de sal
  • Pimienta a gusto
  • Ají molido a gusto
  • ½ cebolla o 1 plantita de verdeo
  • Si querés, ¼ taza de aceite, pero yo ni le puse y quedó genial igual

¡A cocinar!

Como vas a notar apenas comiences a cocinar, esta receta es ULTRA MEGA RECONTRA FÁCIL, mucho más rápida y simple que, incluso, preparar pan.

  1. Cortá chiquita (pero no picada) la cebolla. Apartá.
  2. Precalentá el horno.
  3. Mezclá con las manos la harina con el agua hasta que se forme una pastita. Vas a notar que queda húmeda y bastante licuosa.
  4. Agregá sal, pimienta, ají molido y la cebolla.
  5. Llevá la preparación a una fuente (si no es de teflón, pasale un papelito con aceite como para que no se te pegue)
  6. Tarda unos 30/40 minutos en hacerse y, como va a ser para acompañar salsitas/picada, aguardá a que quede crocante.

Ahora que tenés fainá, ¿qué te parece preparar dos salsitas para untar?

Primero, HUMMUS.

El hummus es el puré árabe por excelencia y hace poco descubrí que es fácilísimo de hacer y súper adictivo.

Vas a necesitar

  • 250 gramos de garbanzos
  • ½ limón
  • Perejil fresco a gusto (metele bastante que queda genial)
  • 2 dientes de ajo asados
  • Pimentón dulce
  • Aceite de oliva
  • Sal o sal marina a gusto
  • 2 cucharadas de Tahini (si tenés, sino, queda rico igual)

¡A cocinar!

  1. La noche anterior a la preparación, dejá los garbanzos hidratándose en una fuente con agua, o usalos ya cocidos previamente con sal en agua hirviendo.
  2. En una licuadora, meté los garbanzos, los dientes de ajo, un poquito de pimentón, la mitad del perejil, el tahini y la sal. Incorporá un poquitito de agua si notás que hace falta. Licuá hasta conseguir una pasta.
  3. Terminá la preparación con pimentón, perejil fresco y agregá un chorrito de oliva antes de servir.

Te va a encantar.

Segundo, CREMA DE ZANAHORIA AL CURRY

Vas a necesitar

  • 1 zanahoria mediana
  • 1 cucharada de curry o curry ahumado
  • Ciboulette a gusto
  • Pimienta a gusto
  • 2 dientes de ajo pisados

¡A cocinar!

  1. Pelá la zanahoria, cortala en pequeños trozos y cocinala hasta que quede blanda junto con una pizca de sal.
  2. Mientras la zanahoria se cocina, picá la ciboulette y apartalo junto con el ajo.
  3. Una vez lista, meté la zanahoria, el ajo y la ciboulette en una licuadora/minipimer. Licuá hasta que los ingredientes se incorporen y agregá un poquito de agua si hace falta. Finalizá con el curry y la pimienta.
  4. Dejá enfriar (es una cremita ideal para comer muy fría)

Listo, ya estás preparado para recibir a tus invitados con un tentempié tan delicioso como sano.

¿Qué preparación te tentó más? ¿Qué le agregarías?

BonAppeTip!