El mercadito latino

Hace un par de días, decidí meterme a almorzar en “Mercadito latino”, un restaurante pequeño y súper cálido que me venía tentando en cada uno de mis paseos por San Telmo.

Está ubicado justito a frente a la salida de el Mercado de San Telmo -sobre Carlos Calvo-, así que… antes de ir a comer rico, podés probar algún tentempié o recorrer los locales dentro del enorme y fantástico edificio (lo confieso, fui a almorzar con una bolsa enorme de verduras encima, no me arrepiento).

Mercadito latino se especializa, como bien indica su nombre, en comida latinoamericana, y con eso me refiero a recetas de origen peruano/dominicano/mexicano/colombiano/etc. Los platos despiertan curiosidad y cada uno es ideal para dejarse tentar por sabores que quizás no comerías en casa.

Además, el lugar es muy lindo y luminoso. Yo escogí una mesa tipo “contrabarra” junto a la ventana y disfruté del sol, de la brisa y del aromita a San Telmo, mientras esperaba mi plato junto con una exquisita limonada.

¿Qué decidí pedir? Una ensalada de Quinoa acevichada con langostinos a la plancha, maíz, verdes, palta y una cremita de cítricos perfecta. Me encantó, hacía muchísimo calor afuera y, tras comer, sentí cómo los cítricos del ceviche y la frescura de los langostinos me reconfortaron absolutamente. Además, me encantó la idea de llevar a la Quinoa hacia procesos que normalmente no se cruzan con sus características habituales. La súper recomiendo.

Ensalada de quinoa acevichada
Ensalada de quinoa acevichada

La carta, como podrán ver, es ULTRA VARIADA: ensaladas, platos calientes (y bastante pesados), tapeos, burritos, lo que quieras. Latinoamérica da para todos los gustos.

Carta
Carta

¿El precio? Bastante alto, pero tampoco es “caro”. Obviamente (y como pasa con varios locales de San Telmo) se abusan un poquito de su costado turístico. No todos portamos dólares, muchachitos.

¿La música? Puramente latina, la verdad que no me gustó, pero bueno… va acorde al lugar y realmente dejó de molestarme apenas llegó mi pedido y me dediqué a disfrutar del resto del ambiente.

¿Te lo recomiendo? , es un lugar cómodo, bello, con buena atención y una comida muy cuidada y sabrosa. Andá.

San Telmo es un barrio de contrastes y no me canso de halagarlo y evangelizar con sus matices a quien me cruce. Recorrelo, llénate de sus sabores y, por sobre todo, perdete entre los tesoros que porta cada una de sus calles.

Más info acá.

Limonada y ventanita
Limonada y ventanita

Bon Appetip!