La cresta

Calidad, buenos precios y porciones más que generosas: los ingredientes para crear al lugarcito de comidas rápidas perfecto (¿?) y, con esa premisa, La Cresta se convirtió en un must que no podés dejar de conocer.

Con ahora dos sucursales (una en Almagro y otra en San Telmo) este pequeño —quizás demasiado— rincón de Buenos Aires se lleva todas las de ganar a la hora de hacer sonreír a tu panza y, el sábado pasado, tuve la suerte de almorzar ahí con dos amigas. Ya quiero volver.

Ubicación

La sucursal de Almagro está re bien ubicada, cerquita de la est. Medrano de la línea B y a pasos de un montón de colectivos. Hace rato que no iba por esa zona y me sorprendió lo linda que se está poniendo; mil veces más barrial y amigable que las calles cercanas al Abasto. De yapa, hay lugar para estacionar tu bici.

Atención y espacio

La Cresta es el local más pequeño en el que haya comido. Claramente, el lugar está pensado para que pidas, entreguen tu comida en una bolsita y vayas a comer a tu casa. Aún así, logramos sentarnos en una de las dos barras que tienen contra los ventanales de la entrada y estuvimos bastante cómodas.  Una amiga con la que fui conoce el lugar desde hace añares y antes era más tranquilo y mucho más confortable para sentarse, pero en este último tiempo (y gracias, principalmente a Yelp, creo) se hizo MUY popular y el espacio ya no da abasto. De todas formas, y teniendo en cuenta que fuimos un sábado al mediodía, me sentí igualmente cómoda.

La cocina a la vista de La Cresta
La cocina a la vista de La Cresta

Además, y por ser tan chiquito, cocinan todo a la vista y en el momento.

Los dueños del restaurant son una parejita inglesa (en esta ocasión, solo vimos al dueño) y la verdad que atienden con eficiencia y mucha calidez. No sé, que un inglés se venga hasta el culito del mundo para abrir su propia rotisería y le salga tan bien me genera, mínimo, una gran simpatía.

El sistema de pedidos es bastante cómodo: Llegás, sacás número, realizás tu pedido y te llaman por tu nombre cuando lo tienen listo. No son muy rápidos con la entrega, pero… mientras vas viendo pasar pedidos a tu alrededor y notás lo grandioso de los platos, va a ser imposible que tu panza no comience a dar grititos desesperados.  Mientras, podés ir tomándote una cerveza (ofrecen botellitas a muy bajo costo).

Ensaladas para todos los gustos ♥
Ensaladas para todos los gustos ♥

Pasemos a lo más importante: LA COMIDA

Bueno, llegaste, pediste, esperaste, renegaste un ratito y, finalmente, el simpático señor británico te llama y te entrega el pedido. Aspirás profundamente el aromita de cada uno de tus platos y sabés que la espera y el no tener casi lugar para ubicarte realmente valen la pena.

En La Cresta comenzaron especializándose en pollos al spiedo, pollos al disco y demás platos con… pollo; pero notaron que también podían ser buenos (buenísimos) ampliando su rubro y ahora todo lo que hacen es súper rico. Ofrecen Wraps enormes y originales, hamburguesas caseras, pinchos de carne y pollo, hummus, guacamole, algunos postres y ensaladas exquisitas y condimentadas a la perfección.

Yo decidí ir por un Wrap con pollo, salsa inglesa, ensalada de papa (sí, ensalada envuelta en pan, y fue increíble), tomate, lechuga y bacon. Mi boca fue una fiesta; la temperatura de los ingredientes, el contraste de sabores, el tamaño de la porción… Me encantó.

Wrap
Wrap

Por otro lado, Aye escapó hacia el universo de las hamburguesas y escogió su versión napolitana, perfecta por donde se la mire y hecha a la parrilla con el quesito derritiéndosele encima mientras se cocinaba.

Hamburguesa napolitana
Hamburguesa napolitana

Por último, Jime decidió ir por los pinchos de pollo y todas terminamos robándole un poquito (un poquito mucho). La porción es enorme, la sirven con provenzal y viene con ensalada a elección —en esta ocasión, papas y cole slaw—.

Pinchos de pollo
Pinchos de pollo
Cole Slaw y ensalada de papas
Cole Slaw y ensalada de papas

El precio:

Más allá de que las carnes estuvieses en el punto justo, la sazón fuera la indicada y las porciones fueran más que generosas; me parece menéster contarte que LOS PRECIOS SON ABSOLUTAMENTE ACORDES A LA CALIDAD, hasta baratos, me atrevo a decirte. Vas a comer muy bien y con muy poca plata.

¿Lo recomiendo?

Desde ya. Pero te aconsejo que 1) Compres y te vayas a comer tranqui a tu casa. 2) No salgas de ahí a verte con algún chic@ porque te vas a ir lleno de aromita a parripollo (ojo, a mí eso me parece  hasta sexy, pero…).

Dirección: Bulnes 829.

Reservas: No.

WiFi: No.

Tarjetas de crédito:No.