Sarkis. Homenaje a la comida armenia

Diciembre es el mes de las fiesta, de los encuentros planificados y no tanto, de las juntadas, de las escapadas, de los brindis. Y, entre tanto de eso, con amigos decidimos ir a festejar a un lugar que saciara con creces a nuestros paladares.

¿Por qué Sarkis?

Porque uno de mis amigos es de origen armenio y conoce ese lugar ya casi como la palma de su mano y aseguró que es el mejor restaurante de comida árabe en Argentina (tuvo razón).

Porque otro de mis amigos es de origen turco y la competencia Armenia/Turquía fue más que necesaria y divertida.

Porque a todos nos gusta probar sabores nuevos y, en lo personal, hubo un montón de cosas en su carta que jamás había probado.

Porque sí, está buenísimo. El lugar no resalta visualmente, pero es lo de menos; la atención es acorde a su calidad, memoriosa y rápida.

Porque la comida es absolutamente gloriosa. Las especias justas y en su debido punto… la carne, los frutos secos, la explosión de sabores en la boca que quizás nunca antes habías sentido.

Pedimos varios platos para probar: Primero los fríos (Keppe crudo -yo pasé de ese porque me dio cosita, pero a los dos árabes de la mesa les enloqueció-, Tabuleh, hummus -LEJOS, los mejores que probé- y Basterma -un fiambre armenio especiado y delicioso-). Luego, los calientes (Keppe cocido -ay, amiguitos, de lo más delicioso que probé, podría vivir entre sus nueces y carne suave-, Falafel -son las típicas albóndigas con pasta de garbanzo, ricas-, Sarma -unos niños envueltos en hojas de parra, sorprendentemente delicados- Subereg -una especie de “lasagna” de queso en masa filo. PERFECTA. Y una bomba- y Fierritos o Shish Kebab -unas brochetes con carne, tomate y cebolla asada-). No, no llegamos al postre, pero mis amigos recomiendan la “Copa Sarkis”, una obscenidad ideal para terminar la noche con helado, whisky, frutos secos y mucho caramelo.

Fierritos
Fierritos
Calientes
Calientes

 

Bomba de queso
Bomba de queso

¡Ah! Toman reservas y funcionan de forma muy extraña. Si reservaste, podés ir cuando gustes desde que abren hasta las 21:30. Luego, fuiste, a esperar :P. Es raro porque por momentos ves mesas vacías dentro (esperando a quienes reservaron y aún no llegaron), pero un montón de gente aguardando en la puerta. De todas formas, nosotros entramos de lo más bien.

¿Te hace falta algo más para convencerte de ir? Encima de todo, es BARATO. Comimos hasta explotar, y muy muy rico, gastando menos de lo habitual en cualquier restaurante palermitano. Andá. A dos cuadras tenés 878, así que podés saltearte el postre e ir por un trago delicioso.

Dirección: Thames 1101

Más info acá: http://www.yelp.com.ar/biz/sarkis-buenos-aires-2

Bon Appetip!