Un muy feliz (y redondo) cumpleaños

Tuve un fin de semana más desaparecido de lo esperado, pero les aseguro que tengo una excelente excusa: fue mi cumpleaños ♥. Y, al menos para mí, no hay mejor forma de festejar nuestros nuevos calendarios que pasar el día con amigos, familia y una muy rica comida.

 

Mercado de flores de Almagro.
Mercado de flores de Almagro.

En este caso, cumplir 26 años me pareció cuanto menos importante (¡Adiós, plan joven de mi obra social. Buen día, oxidación!), así que decidí festejar durante cuatro días -SÍ, CUATRO-. Puede que parezca exagerada, pero un cumpleaños me parece el motivo ideal para encontrarse con la gente que uno quiere y, si se necesitan cuatro días para concretarlo, ¿qué importa cuántos días de festejo se requieran? Justificaré mi necesidad festiva con el capítulo de HIMYM en el que Ted realiza tres fiestas seguidas con tal de encontrarse “inesperada y desinteresadamente” con Robin. Lo siento.

Durante estos cuatro días -de viernes a lunes- tuve la suerte de pasar momentos súper lindos y, como todos incluyen comidas deliciosas, creo ideal enseñárselos.

VIERNES

Mis mejores amigas y yo nos juntamos a cenar en casa.

Éramos seis y me pareció perfecto hacer panchitos alemanes y acompañarlos con una buena picada y muchas flores.

Para los panchos utilizamos salchichas ahumadas asadas, flautitas tostadas, cheddar, palta, tomate y una amplia variedad de salsas (mostaza a la cerveza negra, caesar, hummus caserito, mermelada de tomates, queso finlandia con cibulette y una crema de zanahoria al curry con ajo).

Intentá jugar con las salsas, una vez que comprendés que combinando ingredientes se pueden conseguir gustos de lo más variados, un universo nuevo se abre en tu lengua.

Mesa lista para el viernes
Mesa lista para el viernes

En la picada, pancitos tostados con oliva y sal marina, queso sardo, queso de campo y salame (que me trajo una amiga de Tandil ♥), salchichitas trozadas doraditas en el horno y leberwurst casero.

Panchito alemán con palta, cheddar y queso finlandia
Panchito alemán con palta, cheddar y queso finlandia

 

Para el postre, escogí el budín de mandarina que te conté por aquí, helado de RapaNui (en mi opinión, el mejor de Buenos Aires), Amarula y café con caramelo.

Budín, helado y café con caramelo
Budín, helado y café con caramelo

 

¿Explotamos? Es probable.

SÁBADO

Mesa lista para el festejo del sábado
Mesa lista para el festejo del sábado

Tras dejar todo ordenadito del día anterior y rearmar la mesa (soy una fanática de las presentaciones gastronómicas), me convertí por primera vez desde que me mudé en la anfitriona de catorce amigos y -casi mágicamente- conseguí que surgiera el caos.

En este caso, varios de mis amigos cayeron con cositas deliciosa para compartir (ensalada rusa, chipá, papitas, medialunas de La Vicente López -ñam-, etc.) así que fueron ideales para acompañar al VITEL TONÉ que hice como plato fuerte.

Budín de mandarina. Crema de zanahoria. Vitel Toné
Budín de mandarina. Crema de zanahoria. Vitel Toné

 

Para el Vitel Toné, decidí ponerme en mood sano y reemplacé a la crema por Yoghurt natural, te aseguro que no se nota la diferencia.

Además, comimos fainá, tomatitos cherry y MÁS picada.

Sábado. De la mesa al piso en un solo pas
Sábado. De la mesa al piso en un solo paso

Para el postre, un amigo preparó la chocotorta con Nutella más rica que probé en mi vida (sí) y compramos una torta bombón con frutos rojos.

Postres
Postres

¿Seguimos explotando? DESDE YA.

Como esto no bastó, por la noche y después de un recital, terminé con mi novio y unos amigos cenando pizza en La Continental y teniendo mi primer brindis con 26 años.

Pizza napolitana en La continental
Pizza napolitana en La continental

DOMINGO

Buen día, 6 de septiembre, te quiero mucho.

Desayunamos restos, muchos y deliciosos restos, y he de confesar que me terminé el bowl de ensalada rusa. Por la tarde, decidimos aprovechar lo espléndido del día y paseamos por el jardín japonés, así que fue inevitable tentarnos con Melona. ¿Podés creer que mi novio nunca la había probado? Creo que generé un antes y un después en su existencia.

Melona
Melona

 

Jardín japonés
Jardín japonés

Ya de noche, fui gratamente sorprendida con una cena en Elena (sí ya les hablé de Elena acá y seguimos confirmando que es nuestro restaurante favorito) y todo fue absolutamente increíble.

De entrada: Paté con mermelada de hongos y manzana -nos sentimos en Master Chef jaja- y uno de los pancitos más ricos que probé.

Elena
Elena

De principales: Trucha en el punto exacto con cremoso de papa ahumado (o AKA, el mejor puré de la galaxia) y Ojo de bife kobe con papa Elena (papa rellena con parmesano y panceta).

Elena
Elena

Como siempre, la atención y ambiente fueron inmejorables y hasta nos regalaron una mini tortita para festejar. Cinco estrellitas en la frente para Elena.

Terminamos mi día en el cine con El Agente de C.I.P.O.L. Mis aplausos a Guy Ritchie, que logró revitalizar una serie excelente y con muchísimo potencial. Nos encantó.

LUNES

Post cumpleaños, llegó el turno de cenar con mis papás y, como mi mamá es mi antítesis en cuanto a la alimentación -es MUY complicada y casi nada le gusta-, decidí ir por algo simple y preparé Muslitos de pollo con mandarinas asadas, jengibre y verdeo, acompañado con arroz y una ensalada rápida de palta, remolacha y cibulette. Les encantó 🙂

Cena con mis papás
Cena con mis papás

¿Cómo pasaron su fin de semana? Juro que intenté obligarme a pasar al menos dos días sin harinas blancas, como para compensar el atracón, pero ya rompí con mi premisa en el día uno, jaja. La dieta es un mito urbano.

En estos días subiré las recetas para el hummus, la crema de zanahoria, la fainá y el Vitel Toné. Estén atentos y buena semana 😀

BonAppeTip!