Chorizos al vino tinto para recibir el fresquito

Al fin, el fresquito parece asentarse y es hora de aprovechar y recurrir a comidas más elaboradas y calentitas, así que me pareció propicio festejar esto con unos buenos chorizos al vino tinto. Ahora, no los hice con la típica receta de Pomarola, y… ni siquiera usé una cacerola (¡!); están hechos al horno y ahora les voy a contar un poquito por qué.

¿Qué necesitamos? (Para dos porciones)

Para los chorizos al vino tinto

  • 3 chorizos
  • 1 cebolla
  • 1 vaso de vino tinto (yo usé un Merlot)
  • Ají molido a gusto
  • Pimentón a gusto
  • Sal y pimienta a gusto
  • Queso sardo rallado a gusto

Para el puré de acompañamiento

  • 2 papas medianas
  • Sal y pimienta a gusto
  • Tres dientes de ajo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1/4 de taza de leche
  • Mostaza negra en granos a gusto

 

¡A cocinar!

  1. Pelamos las papas y las cocinamos en agua junto con un poco de sal. Mientras, colocamos los ajos sin pelar dentro de un bollito de papel metalizado y lo llevamos al horno unos minutos para que se cocinen.
  2. Una vez listas las papas, las colamos y, de nuevo en la olla, agregamos la cucharadita de aceite de oliva, la mostaza en granos, la sal, la pimienta, la leche y todo el ajo ya cocido y pelado (vas a ver que queda súper tierno).
  3. Pisamos e integramos todos los ingredientes, apartamos hasta que estén listos los chorizos.
  4. Colocamos los chorizos sobre una fuente -sin aceite- y los llevamos a horno a temperatura media. Recordá hacerles agujeritos para que desgracen.
  5. Una vez cocidos (a mí me gustan bastante crocantes), sacalos y trozalos.
  6. Colocalos de nuevo sobre la fuente -¡NO LA LIMPIES!, QUE QUEDE LA GRASITA- y agregá la cebolla ya picada, el ají molido, el pimentón, la sal y la pimienta. Llevá de nuevo al horno hasta que la cebolla comience a dorar.
  7. Retirá del horno de nuevo, mové los ingredientes y agregá el vaso vino y el queso por encima. Llevá al horno por última vez unos diez minutos para que el alcohol evapore y el quesito gratine.
  8. Una vez listo, serví sobre el puré caliente. ¡A comer!
Chorizos al vino tinto
Chorizos al vino tinto

Ahora, la pregunta, ¿por que´al horno y no a la cacerola? Simple, el “crunchi” del chorizo al horno. Peco de gorda 😛

Ideal para terminar bien una noche, poner episodios de Vikings y comer en el sillón entre mantas (no olvides servilletas para no ensuciar).

Bon Appetit!