El calor de la comida nipona

No todo es sushi en Japón, muchachos. Y… aún cuando el lugar que voy a recomendarles OFRECE UN SUSHI DE PUTA MADRE, no es lo que hoy quiero retratar.

Escondido dentro del enorme edificio del COA (Centro Okinawense en Argentina), y a pasitos del subte H, se encuentra OKIREN, mi restaurante favorito a la hora de un buen Tonkatsu.  ¿Qué es el Tonkatsu? Ya llegaremos a eso 😛

El restaurante abre de lunes a sábados desde las 19hs (sí, ya a esa hora comienza a llenarse) y ofrece platos típicos japoneses y okinawenses. Para quienes no estén al tanto, Okinawa es una prefectura japonesa que, desde siempre e históricamente, se sintió más cerca de las costumbres chinas que de las niponas (poseen un dialecto propio, incluso) y es allí donde se populariza primero el karate (¡!).

Volviendo a lo que compete -el morfi-, les recomiendo que hagan reserva (toman reservas desde las 19 hasta las 22:30) porque suele llenarse todos los días y, a pesar de que los mozos son divinos y la espera no es incómoda, si llegás con hambre, no vas a tener muchas ganas de aguardar.

Para llegar a Okiren, primero hay que ingresar al Centro Okinawense (se entra por la puertita del costado) y dirigirse al primer piso. Apenas entres, te van a recibir con una gran sonrisa y te van a ubicar. El ambiente es simple y bien cuidado, no esperes las exuberancias -muchas veces innecesarias- de algunos otros restaurantes orientales porque acá lo importante es el gustito a casero. Hay muy linda energía.

En esta oportunidad, voy a recomendarles tres cositas que son indispensables a la hora de probar.

Para arrancar: Un tempura -lo preparan perfecto- o unas rabas con panko (nosotros pedimos las rabas y el cambio de harina > panko es notable). Además, vienen con salsa Terikaki <3

Rabas con panko
Rabas con panko

Después: EL TONKATSU. Ahora sí… se le dice así a la milanesa de cerdo (se utiliza una lonja gruesa, de 1 cm aprox.), empanada con harina y panko, luego frita y troceada. Se sirve con la reconocida salsa Tonkatsu -es riquísima, la venden en el barrio chino- y puede acompañarse con varias opciones. Nosotros escogimos dos:

  1. Yöshoku Tonkatsu: ¿Qué es Yöshoku? -me encanta estar explicando todos estos términos <3- Los japoneses llaman así a los platos originarios de la cultura occidental y como, claramente, el cerdo empanado no era propio de sus tierras, entra dentro de esta categoría. A pesar de su origen, este plato se sirve con ingredientes típicos del “washoku” -platos típicamente nipones- y, en este caso, la milanesa vino con gohan -arroz blanco-, gyoza -empanaditas de cerdo-, sopa de miso y verduras. Lo que más me gusta de esta combinación es la delicadeza envidiable con la que el plato está presentado y la combinación perfecta entre ingredientes y texturas.
  2. Katsudon:  Se trata de un plato lleno de arroz cubierto con una milanesa tonkatsu, cebolla salteada, huevo revuelto y condimentos. Es ideal para combinar con salsa de soja y es una receta súper calentita para enfrentar el invierno (preferidísima entre los japoneses).

Katsudon
Katsudon

En Okiren cuentan con una carta súper variada y el sushi no es excepción, lo probé y es más que recomendable (los trozos enormes de salmón fresquísimo que usan para el sashimi son una locura hermosa) 😀

Además, los platos típicos de Okinawa son un must que no hay que dejar de conocer y, próximamente, me encamino a saborearlos.

¡Ah! Ofrecen botellas grandes como opción para beber -permite ahorrar bastante y compartir- y cuentan con bebidas típicas japonesas y Sake.

El precio está muy bien y es económico teniendo en cuenta la calidad de los productos que utilizan y lo delicioso del resultado. ¿La úuuuuuuunica contra? No aceptan tarjeta.

Vayan y cuenten 😀

Más info: http://www.okiren.org.ar/restaurant/