El refuerzo. Linda energía y excelentes precios en San Telmo

¡Buen comienzo de año, humanitos comilones! Espero que hayan comido y bebido mucho y muy rico. Por mi parte, me comí la vida entera :P, así que esta semana intentaré controlar moderadamente mi apetito (o al menos meter una fruta en mi día a día).

Como ya les conté varias veces, no me canso de recorrer San Telmo, así que esta vez decidí desembarcar en los sabores con los que EL REFUERZO, un bodegón/almacén más que interesante, me venía tentando.

Hace un par de meses, les hablé aquí de Salgado Alimentos, un lugar lindísimo y especializado en pastas y, si lo probaron y les gustó (yo lo adoro), me es menester recomendarles también El refuerzo.

Este “almacén” cuenta con dos sucursales, separadas por apenas una cuadra (seguramente tuvieron que ampliarse así porque realmente SE LLENA) y ambas son preciosas y están ubicadas en pleno San Telmo.

En verano, lo aconsejable es aprovechar y sentarse en las mesitas de afuera, por dentro es bellísimo, pero el calor de la cocina se presta cercano y muy agobiante.

La atención es buenísima y muy rápida. Atiende un solo chico y la verdad que fue súper amable.

Ahora, pasemos a lo importante… LA COMIDA:

Ofrecen varias opciones y todas me llamaron la atención.

  1. Picadas (vi una que me tentó muchísimo para la próxima) muy completas y acompañadas de pan casero. Ideales para maridar con uno de los tintos que venden, según parece, a muy buen precio.
  2. Ensaladas. Con camarones, con salmón, con pollo, con lo que quieras. Todo en El refuerzo es muy abundante, así que deben estar geniales.
  3. Platos del día. Sí, como se está haciendo costumbre en esta clase de restaurantes (y qué bien que hacen), varían el menú día a día, utilizando así productos de estación, opciones nuevas y, principalmente, consiguen asegurar la frescura de los platos.
  4. Tragos -ricos y baratos-, vinos y cerveza artesanal.
Mientras esperábamos la cena
Mientras esperábamos la cena

Nosotros fuimos por los platos de día (ofrecen cuatro opciones diferentes) y escogimos:

Colita de cuadril al chimichurri con verduras al horno y ensalada. El punto de la carne estaba justito y el chimichurri, a pesar de ser muy gustoso, no invadió al resto del plato y permitió disfrutar de la intensidad de cada uno de los sabores. El único punto negativo fue la ensalada, medio sosa, teniendo en cuenta la grandilocuencia de lo anterior.

Fetuccini con crema de camarones, hongos, verduras y mejillones. IMPRESIONANTE. Me satisfizo absolutamente y casi que terminé lamiendo el plato. Se nota la utilización de una excelente materia prima y, la verdad, mientras escribo esto se me vuelve a hacer agua la boca >.<.

Cabe destacar que cada plato es GIGANTE (utilizan, literalmente, fuentones), equivalen a dos porciones palermitanas, quizás tres :P; así que si no sos como yo y tenés poco apetito, te recomiendo que pidas para compartir.

Colita de cuadril
Colita de cuadril
Fetuccini con mariscos
Fetuccini con mariscos

¿Algo más para que te convenzas? El precio respeta completamente la relación costo/calidad, hasta podría decirse que es barato y, mientras comés, podés ir pensando en qué vinos/aceites/fiambres/cositas varias vas a llevarte de recuerdo. Me queda muy cerca de casa, así que ya estoy pensando en volver ♥.

Aceptan reservas, pero no aceptan tarjeta. Andá con cash. Más info, acá.

¡Bon Appetip!