Lo de Tata (o dónde comer recontra bien en Mar del Plata)

La semana pasada estuvimos por Mardel y, además de volver a mi amadísimo La Marina, tuve ganas de encontrar algún otro lugar para recomendar que se especialice en pescados. Tras consultar y chusmear por distintos medios, conseguí cruzarme con uno que llamó con creces mi atención: Lo de Tata.

Así como La Marina me parece el lugar indicado para ir de a varios, en familia y/o con amigos, creo ideal recomendar Lo de Tata para tener la experiencia de una GRAN cena en pareja  (ojo, podés ir con quien gustes y lo vas a pasar genial, pero me pareció un ambiente ideal).

La decoración
La decoración

A ver, cómo describírselos… para que se den una idea, tiene una onda similar a Café San Juan y a El Refuerzo: ese aspecto de fondita que me encanta y que lo hace, incluso, un poco (y necesariamente) kitsch. Lo que cambia, en este caso, es que -obviamente- todo hace referencia a una zona portuaria, con redes de pesca recostadas sobre los techos y una decoración acorde.

Los techos
Los techos

Lo de Tata se ubica en una zona no demasiado transitada (incluso en temporada alta) y es fácil y cómodo conseguir estacionamiento. Aceptan reservas y recomiendo que la hagan porque se llena rapidísimo; nosotros fuimos a las 21h, apenas abren, y a los diez minutos el lugar ya estaba lleno.

Apenas entramos, fuimos recibidos por unos SEÑORES mozos, de esos mozos de antaño, idóneos para concretar perfectamente el clima del lugar. Nos ubicaron en el momento (las mesitas son preciosas) y junto con unos pancitos, aceitunas y sardinas, nos ofrecieron un Vermouth, cortesía de la casa, y que, por supuesto, acepté :P.

GENIAL carta
GENIAL carta
Pancitos, sardinas, vermouth y aceitunas
Pancitos, sardinas, vermouth y aceitunas

Ahora hablemos de la comida: En la pared ofrecen los platos del día, anotaditos en una pizarra. En Lo de Tata salen a pescar cada mañana, así que lo ideal es aprovechar (sí o sí) este gran detalle; incluso, suben a sus redes sociales aquella pesca que hayan conseguido :D. Además, anotan postres y alguna que otra cosita extra que siempre tienta.

Por otro lado, poseen una carta fija más que tentadora (leí que recomiendan MUCHO su tortilla de papas, así que me la anoté para una próxima ocasión).

Para empezar, decidimos ir con un Tiradito de pez limón -plato del día-: una especie que nunca antes había probado y que me ENCANTÓ. La frescura se notó tras cada mordisco e, incluso siendo bastante picante, fue una pesca concisa y súper agradable al paladar.

Tiradito de pez limón
Tiradito de pez limón

Pasamos al plato principal: Un Merluzón con papas y con las mejores espinacas salteadas que probé (en serio). El plato era para compartir y quedamos más que satisfechos; todavía me relamo de recordar lo excelentemente bien condimentada que estuvo esa merluza.

Merluzón para compartir
Merluzón para compartir

A la hora del postre, nos tentamos con un arroz con leche GENIAL. Gustito a casero y medida justa de canela.

En Lo de Tata no cobran cubiertos, aceptan tarjeta, los precios son los justos y ofrecen una muy buena carta de vinos. Todos los platos tienen personalidad y, pidan lo que pidan, van a notar un detalle “especial”. ¿Hace falta más? VAYAN.

Más info en https://www.facebook.com/Lo-de-tata-183761618379268/?fref=ts

Bon Appetip!