Comer

Antes de comenzar, me parece importantísimo que entremos en confianza. Quiero que cuando me leas sientas que estás con tu mejor amiga, con tu mamá, con la compañera de trabajo que bate el café como a vos te gusta, con la panadera que te da una medialuna recién salidita del horno y te alegra la mañana; sino, perdoname, pero lo nuestro no va a poder ser:
Me llamo Melisa, tengo veinticinco años, trabajo en una librería (sí, de las de libros, no vendo papeles ni biromes), estoy cursando las últimas materias para recibirme de redactora y COMO.