Categoría: Dónde cuándo cómo

Tijuana

El laboratorio de Heisenburger

Jueves. Lluvia, sol, lluvia, hamburguesas. Muchas hamburguesas.

Hace un tiempo, comencé a anotar lugares para comer hamburguesas y terminé (para mi grata sorpresa) con una lista enormísima. Buenos Aires está comenzando a escapar del karma de Burger King y   Mc Donald´s y cada vez cuenta con más opciones de Fast Foods. Y, te lo pido por favor, no desaprovechemos eso; con lo que gastás en comer chirolas de lombriz en una cadena grande, te aseguro que vas a comer carne de verdad, con LAS salsitas de tu vida, en una buena hamburguesería.

Si dudás, siempre está este videito de Jamie Oliver con ganas de recordarte qué estás ingiriendo cuando vas a Mc Donald´s. No lo veas mientras comés.

Pero mejor hablemos de cosas bellas, como las monstruosas (en el mejor de los sentidos) hamburguesas de Heisenburger Burger Lab.

Tras una parada fallida en Burger Joint -todavía en mis pendientes-, recordé mi lista y decidimos probar Heisenburger y ponernos un poquito nostálgicos con Breaking Bad.

Continuar leyendo…

Solomillo de cerdo

Una cita con Elena

Buenos Aires es una ciudad plagada por restaurantes, y tenemos la suerte de contar con una renovación tremenda en cuanto a opciones y variantes. Ahora, a pesar de nuestra fortuna, a veces surgen planes y… aunque pensemos una y mil veces a dónde ir, no se nos ocurre nada y entramos en una nebulosa de ideas no resueltas.

Entonces, porque estoy de muy buen humor y quiero que comas rico y puedas encontrar “ese” lugar que estás precisando, hoy comienzo con la sección Dónde, cuándo, cómo, porque a mí también me pasa no saber a dónde ir y, cuando finalmente consigo dar con el lugar indicado, ¿qué mejor que compartirlo para que otros también lo hagan?

Hace un tiempito, me encontraba en la búsqueda de un lugar que fuese romántico para cenar de a dos y que, a su vez, no exigiera que vendamos nuestros órganos a la hora de pagar la cuenta.

Te mataré Ramírez se volvió un cliché noventoso y gastado, Tegui sonó bien en un principio, pero requería que volviese al temita de los órganos… ¿Green Bamboo? No, bajó mucho la calidad. Un montón de lugares surgieron en mi cabeza, pero ninguno cumplía con el cometido. Entonces, tuve la suerte de que, así como ahora voy a hacer yo con vos, me recomendaran ELENA.

Continuar leyendo…