Etiqueta: queso

BurgerFest, una oda a la hamburguesa

SPOILER ALERT: Leer este post puede incentivarte (casi obligarte) a correr ya mismo hacia una hamburguesa. Estás advertido.

Voy a arrancar cometiendo un sincericidio absoluto; mientras escribo… los gruñidos de panza resurgen porque para que sepas y te vayas preparando: AYER PROBAMOS NUEVE HAMBURGUESAS. NUEVE. La felicidad debe ser algo muy parecido a estos medallones de carne hermosos.

Continuar leyendo…

Galletitas de parmesano y nueces

Si unos días atrás la mañana se prestaba para Chipá, hoy está (RE ESTÁ) para cebarse unos mates, poner música y comerse unas buenas galles de parmesano.

Esta receta es puro invento y casi que la hice a ojo, así que será todo un tema la parte de las “proporciones”, pero vamos a intentarlo. Lo fundamental es que usen mucho mucho parmesano, las nueces y la cantidad de pimienta que escogen ponerles dependerá de cuánto disfruten de esos gustitos.

Continuar leyendo…

Terminado

Chipá a la Yanitolá

Cuando te gusta comer cosas ricas, hay tres detalles que se vuelven trascendentes:

1) Aprender para cocinar lo que te encante.

2) Encontrar lugares que trabajen con recetas que te enloquezcan.

3) Contar con amigos que también amen cocinar Y QUE SE VAYAN AL CARAJO CON LAS RECETAS QUE SE MANDAN <3

Una de esas amigas es Yani y, dentro de sus delicias, mi preferida indiscutida es su chipá. Comería fuentes y fuentes sin cansarme, hasta que me duela la panza del empacho, hasta encallar con la fuente vacía en un sillón acolchonado sin poder moverme. ¿Y por qué? ¿Qué tiene de especial este chipá? Bueno, para empezar… respeta la receta tradicional y, para terminar… LA MEJORA y la convierte en algo totalmente embriagador (y súper gordo, ya te vas a dar cuenta con las proporciones de los ingredientes en la receta :P).

Continuar leyendo…

Milanesas

Mi milanesa de cabecera

Me gustan mucho las milanesas y, con mucho, quiero decir MUCHO, MUCHÍSIMO y durante años intenté encontrar el método que más me convenciese para prepararlas. Porque hay que reconocerlo, todos tenemos una receta distinta, una preparación de “cabecera” y, en mi caso, escojo hacerla no demasiado gruesa, crujiente (si no hace “crunchi” cuando la muerdo, no sirve) y con bastantes ingredientes extras.

Ayer fue la primera vez que cociné milanesas caseras desde que me mudé -shame on me- y podría haberme comido diez tranquilamente >.<

Continuar leyendo…